Puerto Rico atraviesa una crisis que parece interminable, teniendo como precedente el mal manejo de fondos públicos y la práctica extrema de la privatización de servicios públicos, siendo esta el neoliberalismo, lo cual en conjunto con el mandato ejercido por el bipartidismo entre el Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Popular Democrático (PPD), ha sido la fórmula para la creación de nuestra grave situación fiscal.

Durante los pasados años, fuimos testigos de la privación y privatización de los servicios públicos, como lo fue el caso de las escuelas públicas, habiendo sido las víctimas de cierres rotundos y privatización, bajo el concepto de las escuelas charter. Incluso, en tiempos recientes, presenciamos los intentos de un traspaso del manejo del sistema de energía eléctrica de nuestra patria a una empresa privada, LUMA Energy, cuando debería estar en manos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), con el fin de brindar la accesibilidad al pueblo de pagar una tarifa justa.

- PUBLICIDAD

Sin embargo, nuestro gobierno y sus prácticas neoliberales no comprenden la necesidad de que un pueblo pueda vivir de forma justa y accesible, sino que se enfocan en generar y convertir a la sociedad en un medio de producción económica para la acumulación de capital de forma exhorbitante.

¿Por qué el neoliberalismo presenta un peligro?

Primeramente, el neoliberalismo pretende poner los servicios esenciales, los cuales no han sido claramente definidos en Puerto Rico, en manos de la industria privada, con motivo de crear un mercado de libre competencia, pero este convertiría dichos servicios en un mero negocio, tal es el caso con los planes médicos en la actualidad.

No tan solo eso, sino que busca eliminar todo tipo de regulaciones del mercado, al igual que eliminar la presencia del estado en la esfera económica, brindándole así una libertad para hacer todo lo que quieran, literalmente, si seguimos lo establecido por Karl Marx. Peor aún, busca reformar y revivir los elementos primarios del liberalismo clásico, presentando una regulación del mismo con la mano invisible de Adam Smith.

¿Cuál es la solución ante este problema?

La mejor solución ha sido establecida por la mayoría de los países nórdicos, quienes se han desarrollado en base a la sociodemocracia, donde estableciendo al ser humano como prioridad en su sistema económico han podido avanzar políticas como un sistema de salud universal, educación universitaria gratuita, mostrando la importancia de una sociedad que beneficie al colectivo, contrario a unos pocos individuos.

De tal forma, nos podríamos aislar de las medidas de austeridad y dar de vuelta el poder a la esfera gubernamental para retener accesibilidad a los servicios esenciales, aunque claro está, nuestra situación colonial con una Junta de Control Fiscal (JCF) impuesta por el imperio “yankee”, el mayor exponente de una distribución de bienes injusta, nos evita progresar como sociedad.

Con una distribución de bienes justa y un gobierno, compuesto por caras nuevas con miras a mejorar el país, y no ha servirse, Puerto Rico podrá ver progreso para bien. Tenemos que, no tan solo, separarnos de Estados Unidos, sino que también de sus costumbres capitalistas, para así unirnos al mundo y abrir nuestra perspectiva a una más amplia, solo así podremos progresar a un sistema económico con miras al desarrollo y bienestar social.

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario