En la órbita terrestre existen miles de satélites que son de gran ayuda para las comunicaciones, de los cuales, al menos 60 de ellos pertenecen a la compañía SpaceX y fueron lanzados para probar su red de internet satelital.

Uno de estos satélites estuvo a punto de chocar con el satélite Aeolus de la Agencia Espacial Europea (ESA), la cual se vio obligada a encender los propulsores para evitar la colisión.

- PUBLICIDAD

Los expertos en basura espacial de la ESA detectaron el riesgo de impacto. Decidieron que la mejor forma para evitar la colisión era incrementar la altitud de Aeolus para pasar por encima del otro satélite, lo que se conoce como una maniobra de evasión.

No es la primera vez en que un satélite tiene que tomar medidas evasivas para evitar estrellarse con otro.

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario