Putin llega a los 70 años, aislado y asediado por un conflicto que subestimó grandemente

Presidente Vladimir Putin, durante la celebración del octavo aniversario de la anexión de Crimea.

Vladimir Putin cumple 70 años hoy, 7 de octubre. Tras 20 años en el poder el líder ruso ha caído víctima de su propio sistema. Un sistema autocrático que por su naturaleza, impide el flujo de información real y precisa cuando esta supone una crítica o amenaza al Kremlin y al propio gobierno. Es posiblemente este, el responsable de que Putin subestimara la invasión de Ucrania, suponiendo que el presidente Ucraniano Volodymir Zelensky huiría del país y que Occidente se limitaría a condenar la agresión y a implementar algunas sanciones adicionales a las cuales Rusia ya se estaba preparando.

Aunque las cifras no son oficiales, se cree que al presente, Rusia ha perdido en batalla cerca de 80 mil soldados lo que representa más de la mitad de los que entraron en Ucrania a principios de febrero. El revés militar ha puesto en aprietos al presidente ruso que no podía movilizar más reclutas a menos que autorizara una movilización total o parcial. Pero autorizar la movilización implicaría aceptar frente al pueblo ruso una escalada en el conflicto militar, un pueblo al que solo se le ha dicho que se trataba de una «operación especial».

- PUBLICIDAD

El abrumador apoyo Occidental liderado por Estados Unidos ha venido acompañado de más de 17 mil millones de dólares en equipo militar. La ayuda le ha otorgado a los ucranianos un «momentum» que aprovecharon para realizar una ofensiva relámpago donde retomaron Kharkiv, y con ello, más de 6 mil kilómetros cuadrados de territorio.

El imponente avance ucraniano en Kharkiv obligó a Putin a movilizar 300 mil reservistas lo que ha provocado protestas en todo el país e inclusive violencia. Forbes reporta que desde el anuncio, unos 700 mil rusos han abandonado el país cruzando principalmente las fronteras de Kazajistán y Georgia.

El objetivo de Putin con la invasión era recuperar la influencia rusa en los estados postsoviéticos restantes que aún no pertenecían a la OTAN y detener la expansión de la organización en sus fronteras, pero el resultado ha sido todo lo contrario. Con una Ucrania que se refugia cada vez más en la idea de una inclusión a la OTAN y de su aceptación en la Unión Europea mientras que Suecia y a Finlandia abandonaron su neutralidad para solicitar también su inclusión en la alianza.

Frente a estos reveses, Putin se ha quedado solo con la opción de amenazar con desplegar armas nucleares, un movimiento desesperado que lo ha dejado aún más aislado.

Ahora, el legado de Putin está en juego y condicionado a la victoria o derrota de su régimen en el campo de batalla ucraniano.

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario