No menos de 12 años para la transición energética

El ex-director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE), José Ortíz, afirmó ayer en un panel radial que la transformación energética del país tomará al menos 12 años y probablemente más en producir los beneficios esperados para la ciudadanía y la industria.

El ahora presidente de la consultiva Bottom Line agregó en el programa Pulso Económico del economista Gustavo Vélez en WKAQ, que la vía que asegura el mejor manejo de las plantas generatrices es la contratación de un administrador privado.

- PUBLICIDAD

«Es la única forma que veo para que el proceso en el lado de la generación se agilice», dijo durante el programa transmitido en vivo, realizado ante una nutrida audiencia de expertos y empresarios, en las facilidades de la agencia ARCO Publicidad en Ciudadela (Santurce).

El panel contó también con la participación de Eric Santiago, presidente de Industriales de Puerto Rico; Jesús Bolinaga, presidente de AES Puerto Rico; Humberto Rovira, CEO de Encanto Restaurants; Emilio Colón, ex-Presidente y hoy miembro de la junta de la Asociación de Constructores de Puerto Rico; y Diego Cabrera, director de transmisión, distribución y energía renovable en Lord Construction.

Los panelistas vaticinaron que la Ley 17 de 2019, el estatuto que impulsa la construcción de nuevas plantas solares y eólicas por todo Puerto Rico y que recién validó los primeros 18 proyectos, tendrá que entrar en un proceso de enmiendas para viabilizar otras fuentes y combustibles, así como un nuevo modelo de mercado abierto.

«Todo Puerto Rico está a favor de la energía renovable, pero para darle más estabilidad al sistema, la única forma es incluyendo gas natural y otras fuentes», aseveró Rovira, también ex-presidente de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico.

Aunque la Ley 17 provee para un proceso de diversificación, no da paso a un mercado abierto que le permita al consumidor residencial e industrial-comercial seleccionar el proveedor que quiera, lo que sería un sistema alterno que impulsa Colón.

«Es análogo al mercado de comunicación celular, donde hay una oferta amplia de varios proveedores y la persona escoge la más que le conviene», explicó.

Sea cual sea el sistema o solución que se adopte, dijo Santiago de los Industriales, «lo primordial es que tengamos la voluntad para tomar las acciones necesarias. Sin voluntad, no puede haber la agilidad y el cambio que urge».

Por lo pronto, la Ley 17 da paso a una inversión cuantiosa en la construcción de nuevas plantas renovables.

«Además de los $12 billones en fondos federales disponible principalmente para las mejoras que LUMA realiza en la red, estaremos viendo una gran inversión privada para construir las nuevas plantas», aportó Bolinaga de AES, quien estimó la cifra en más de $20 billones en los próximos años.

«Hay un lado positivo en todo este proceso», finalizó Cabrera. «Me parece que debemos visibilizar también toda la inversión que se está dando y la que se avecina. La transformación ya comenzó».

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario