Las terapias de conversión en el reino animal

El Dr. David Vázquez González expone su análisis de las terapias de conversión.

El reino animal tiene más de 1,500 especies que practican la homosexualidad. Para la madre naturaleza, la homosexualidad es parte de su creación y para algunas especies es esencial para su sobrevivencia. Existen un sinnúmero de especies conocidas que practican la homosexualidad, como lo son los chimpancés, leones, delfines, ballenas, gorilas, cangrejos, jirafas, perros, palomas, lagartijos, murciélagos, ovejas, y hasta gusanos. Interesantemente, los gansos, patos, pingüinos y “lovebirds” entre otros, son animales que tienen una pareja de su mismo sexo para el resto de sus vidas. Según Petter Bockman, la homosexualidad existe en todas las especies, excepto las especies que nunca tienen sexo como los erizos de mar.  Las personas que dicen que este fenómeno ocurre solo entre los humanos, ahora saben qué sucede en todo el reino animal. Obviamente, estos animales no amanecen un día con esta preferencia o deciden cambiar su género. Tampoco, estos animales fueron condicionados para adoptar esta identidad de género.   

¿Qué efecto tendría las terapias de conversión con estos animales? 

- PUBLICIDAD

La mayoría de los debates nacen de la premisa que la homosexualidad no es natural y no es parte de la madre naturaleza. Otra premisa, es que la homosexualidad es un pecado basado en algunos textos religiosos. Sabemos que algunas religiones lo condenan basado en las interpretaciones de sus escrituras y otras religiones no lo condenan. De hecho, no está incluido entre los diez mandamientos cristianos.  

Tristemente, existen personas que están convencidas que las terapias de conversión son efectivas para modificar la identidad de género. Las terapias de conversión son prácticas arcaicas que están basadas en los tiempos del pasado cuando se pensaba que la homosexualidad era considerada una enfermedad según los manuales de psiquiatría. No podemos juzgar y condenar a las personas que tienen tendencias homosexuales. No estamos en los tiempos de Salem, Massachusetts, cuando sin ninguna base científica, quemaban a las mujeres por tener tendencias de “brujas”. El gobierno de Puerto Rico tiene que proteger a todos los niños y niñas de las terapias de conversión y de otras prácticas extremistas.  

En este junte histórico de tanta violencia en la Isla, el gobierno tiene que tomar decisiones muy importantes para proteger a todos los niños y niñas de estas prácticas. En el caso de los menores de edad, al menos 20 estados de Estados Unidos (EE.UU.), incluyendo el Distrito de Columbia, crearon leyes para prohibir las terapias de conversión. Estas leyes buscan proteger a los menores de unas prácticas crueles que causan un daño irreparable. Es sumamente importante que los menores de edad desde muy temprano aprendan a reconocer lo que constituye un abuso físico o emocional, discriminación y la violencia de género. A través de un currículo de perspectiva de género, estos jóvenes pueden aprender sobre valores, empatía, resolución de conflicto, equidad y justicia social. La perspectiva de género no promueve la homosexualidad, pero si promueve una educación inclusiva e igualitaria con el propósito de promover relaciones de género más equitativas. Queda muy claro que las terapias de conversión no tienen ninguna validez en el reino animal. ¡Ninguna!

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario