Cuidado, la democracia es frágil

Desde el primer día que Donald J. Trump anunció sus aspiraciones presidenciales, ese mismo día llamó a los inmigrantes Mexicanos violadores y asesinos, su racismo hacia las personas de ascendencia hispana ha sido evidente y dramático de ver y sobre todo experimentarla. El ataque a los hispanos fue solo el primer disparo de Trump para crear una agenda de división en la nación Americana.

El presidente Trump continuó desde entonces desarrollando una base de partidarios que habían estado en silencio, esperando a un líder que representara el mismo racismo, intolerancia y discriminación que sentían hacia cualquier persona que no fuera blanca.

- PUBLICIDAD

He trabajado y viajado regularmente en los Estados Unidos durante los últimos 30 años, y nunca fui discriminado hasta que el presidente Trump asumió el cargo.

Para muchos de los partidarios de Trump, no pueden diferenciar entre un puertorriqueño como yo o alguien de América Latina; para ellos, todos hablamos español y, por lo tanto, debemos ser inmigrantes ilegales. 

Cuando vemos a un presidente de Estados Unidos usando su poder para atacar a la prensa, los opositores políticos y sus mítines politicos incita a sus seguidores a asistir a la llamada “Marcha Salvando America”  para, en sus propias palabras, “Lleguen allí”. Sean Salvajes!”, dijo el presidente Trump entusiasmado. sus seguidores para crear el caos que siguió el 6 de enero de 2021.

Durante muchas semanas, Trump y su base de seguidores habían estado proclamando que el 6 de enero de 2021 sería una fecha de ajuste de cuentas. Declararon que “salvarían a Estados Unidos” y “detendrían el robo” de las elecciones presidenciales en esa fecha. Desde cualquier ángulo de medición posible, el presidente Trump perdió las elecciones; repasemos los datos:

1. Voto popular: 

• Trump: 74,222,593

• Biden: 81,281,502, Bidens ganó por 7,058,909

2. Colegio Electoral: se necesitan 270 votos del colegio electoral para ganar.

• Trump: 232

• Biden: 306

3. Porcentaje de voto popular:

• Trump: 46,9%

• Biden: 51,4%

4. Certificación del voto presidencial de los estados de Estados Unidos: Los 50 estados han certificado los resultados de la votación declarando a José Biden Presidente electo.

5. Trump presentó y perdió las 50 demandas de las elecciones presidenciales. Incluso la Corte Suprema decidió a favor de Biden.

En conclusión, la única persona que afirma haber ganado las elecciones y haber cometido fraude electoral es el presidente Trump.

Sin embargo, el presidente continuó creando una especulación bastante tóxica de teorías de conspiración de que la elección fue fraudulenta y que había ganado por abrumadora mayoría.

La fecha de certificación de la elección del presidente electo Joe Biden llegó el pasado 6 de enero de 2021. El mismo día, el presidente Trump estaba presionando al vicepresidente Mike Pence para que revocara las elecciones y declarara a Trump ganador. Constitucionalmente algo no que es posible de hacer; aún así, el presidente reunió a miles de sus seguidores con un discurso equivalente a rociar gasolina en un fuego.

El resultado de estas acciones fue que la misma multitud de simpatizantes que envió atacaron el Capitolio de los Estados Unidos, ondeando banderas de Trump y los Confederados tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

En la mayoría de las fotos, se podía ver a los partidarios de Trump portando la bandera confederada, una bandera que representa la preservación de la esclavitud, la discriminación y el fanatismo. 

Ni una sola vez desde el 12 de abril de 1861, o hace 159 años, cuando comenzó la Guerra Civil, la Bandera Confederada había estado presente en los pasillos del Congreso de los Estados Unidos; fue necesario Donald Trump y su mafia racista para mostrarle al mundo cuanto ha descendido nuestra democracia durante el mandato de Trump.

Lo que ocurrió en el Capitolio de los Estados Unidos fue un asedio y un ataque ilegal del Capitolio bajo las instrucciones de Donald Trump. Sin embargo, no fue dirigido directamente por Donald Trump; por lo tanto, no cumplió con la definición golpista de que un actor estatal tiene que estar presente, pero fue lo más cercano a un golpe que Estados Unidos haya visto jamás; cumplió con dos de los tres criterios de tal incidente.

Sin embargo, gran parte del Partido Republicano tiene la culpa de difundir teorías de conspiración sobre el fraude electoral, numerosos senadores republicanos, incluidos los senadores Cruz y Hawley, prepararon el escenario para las condiciones de violencia política en los Estados Unidos, específicamente la violencia relacionada con las elecciones.

La violencia electoral de Estados Unidos difiere en causa y contexto de la que se observa en muchas naciones que albergan elecciones injustas o golpes de estado, pero la acción fue similar. 

Si bien Estados Unidos no tuvo un golpe, la insurrección motivada por el presidente Trump está llevando al país por un camino social y políticamente tempestuoso.

Al final, lo que sí muestra es cómo un líder sin escrúpulos puede destruir una democracia de 245 años, eso fue hasta que el presidente Trump asumió el cargo, la democracia más respetada e influyente que el mundo haya visto jamás, por lo tanto, precaución, democracia frágil.

- PUBLICIDAD -
Artículo anteriorOrganización de Mujeres Populares otorga título póstumo a Ada Skerrett Isales
Artículo siguienteTodo listo para el comienzo de los Playoffs de la NFL
El Sr. Rodríguez Castro es el presidente y director ejecutivo de Birling Capital desde su creación y administra todos los aspectos de su práctica. El Sr. Rodríguez Castro, con más de 25 años de experiencia, ha sido un ejecutivo clave en empresas gubernamentales, globales, multinacionales y públicas, así como un asesor corporativo clave para múltiples entidades en una diversa gama de segmentos de mercado. Ha participado en la estructuración de más de $ 10 mil millones en transacciones de Finanzas Municipales, Corporativas, Comerciales, Basadas en Activos, AFICA y Fusiones y Adquisiciones. El Sr. Rodríguez Castro ha sido director de UBS, presidente y CEO del Banco de Desarrollo Económico y ocupó cargos de alto nivel crediticio en el sector de banca corporativa. También es un líder clave en promover la participación del sector privado en la formulación de la política pública del país apoyando a los gobiernos en sus esfuerzos por lograr y mantener un desarrollo económico sostenido para Puerto Rico. Además de sus funciones administrativas, fue el fundador de la Coalición del Sector Privado, una asociación sin fines de lucro. Como miembro de la junta de la Cámara de Comercio de Puerto Rico a partir de 2006, organizó, fundó y preside la Conferencia de Puerto Rico una conferencia de inversión macroeconómica.
Escribir un comentario