Preocupación entre economistas ante la llegada de personal extranjero y tecnología

Empleados no han regresado a sus labores, ya que la asistencia es mayor al sueldo que devengan.

La importación de personal ante la dificultad que confronta la Isla para reclutar trabajadores, puede desembocar en que se sustituya la mano de obra por la tecnología o en la transformación operacional de los patronos.

Un estudio realizado por la Cámara de Comercio de Puerto Rico (CCPR) reveló que el 55% de los socios de la organización adjudica a los incentivos locales y federales como el Programa de Asistencia de Desempleo Pandémico (PUA) y los estímulos económicos, son la razón para que los empleados no hayan regresado a sus labores, ya que el ingreso que reciben de dicha asistencia es mayor al que devengan en salario.

- PUBLICIDAD

Juan Carlos Agosto, presidente de la CCPR, sostuvo que la tasa de participación laboral de la Isla oscila en 40%, lo que a su juicio evidencia que existe el personal necesario para ocupar las plazas disponibles en sectores como la agricultura, restaurantes, turismo, manufactura y construcción, entre otros que no descartan importar la fuerza laboral que necesitan.

Sin embargo, aclaró que el costo de la importación es uno elevadísimo, ya que trae consigo costos adicionales como hospedería y traslados.

En vista de ello, enfatizó que la situación laboral va a obligar a los patronos en Puerto Rico a ser más creativos para atraer y retener personal. “El patrono que piense que con salarios de cinco años atrás va atraer personal está equivocado. Ahora tendrán que ofrecer mayores incentivos que pueden ir desde conceder los días libres que el empleado desee, hasta ofrecer seguro de vida, seguro de cáncer o 401k como estrategia”, afirmó.

Aclaró que aquellos que no puedan al inicio ofrecer salarios mayores o incentivos adicionales, pueden llegar a acuerdos puntuales, como ofrecer un incentivo si las ventas incrementan, o el alza en el salario en los meses futuros.

Para el economista José J. Villamil, la posible importación de personal denota que el mercado laboral de la Isla no funciona.

Puntualizó que las ayudas que se están recibiendo son momentáneas y que ante el costo que tendría la implementación de nuevas estrategias laborales como la importación de personal que entra como posibilidad la sustitución de la mano de obra por la tecnología.

«Esto ya ha pasado en los Estados Unidos y va a pasar aquí también, aunque más a largo plazo. Ya hay un ejemplo en la Isla y fueron los empleados de los peajes. Al principio eran personas, luego tarjetas y ahora nada”, acotó Villamil.

Por su parte, el economista Santos Negrón expuso la preocupación de la fricción social que pudiese generar la sustitución de trabajadores de la Isla por importados. «Se trata de una actitud de vulnerabilidad de las áreas de trabajo que pudiese representar una fuente de conflicto», advirtió.

Negrón puntualizó que parte del ingreso devengado por los trabajadores extranjeros se fuga de la Isla a través de las remesas que envían a sus familias en los países de origen.

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario