La propuesta de estatus de Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio Cortez ha revuelto el gallinero dentro del Partido Popular Democrático (PPD). Irónicamente, esta propuesta ha impactado más a los populares que la propuesta unilateral de la comisionada residente. El proyecto de Velázquez y Ocasio Cortez impulsa la libre determinación para Puerto Rico (PR) convocando una asamblea de estatus que considere alternativas fuera de la cláusula territorial de la Constitución federal. El tranque entre los populares es definitivamente su definición del Estado Libre Asociado (ELA) mejorado o soberano. Según la posición oficial del PPD, es de impulsar un nuevo modelo de asociación política con Estados Unidos (EE.UU.) que no esté sujeta a los poderes plenarios del Congreso bajo la cláusula territorial. 

Ahora la pregunta es: ¿Por qué la propuesta no incluye el ELA actual? 

- PUBLICIDAD

Algunos populares no favorecen la propuesta de Nydia y Alexandria, por lo que exigen que incluyan al ELA actual porque garantiza la ciudadanía estadounidense por nacimiento y el ELA soberano pone en riesgo la ciudadanía. Sabemos que el Congreso en varias ocasiones ha utilizado la ciudadanía estadounidense como una ficha de amenaza para sembrar el miedo en PR. Según el Congreso, si PR escoge una alternativa de estatus fuera de la cláusula territorial, “podría” perder la ciudadanía estadunidense. Incluso, George W. Bush expresó que si PR escoge la libre asociación, la cual él considera una independencia, “podría” afectar la ciudadanía. En cambio, Barack Obama expresó que, si PR escoge la soberanía, que, por principios, “debería” mantener su ciudadanía estadounidense. En la Isla, la ciudadanía estadounidense no tiene garantías de permanencia, y está atada a su condición como un territorio en el que EE.UU. ejerce su soberanía bajo la “cláusula territorial”.

Interesantemente, estos populares también utilizan la opinión de la jueza Sonia Sotomayor, que cuestiona la legitimidad de la Ley PROMESA. Sotomayor opina que el Congreso no puede ir por encima de la ley federal que creó con el gobierno de PR. Además, explica que el pacto entre PR y EE.UU. fue para crear una forma de gobierno republicana “soberano” y que no dispone que el Congreso por mera implicación, pueda revocar la autoridad del pueblo de PR a escoger sus oficiales de gobierno. Sin embargo, entiende que el Congreso tiene absoluta autoridad sobre sus territorios no incorporados según la Constitución federal.  

Opino que Washington D.C. y PR serán discutidos durante el siglo XXI, pero todas las conversaciones van a quedar en nada porque es una cuestión de ganar votos y agendas políticas partidistas. Aunque la Constitución del ELA, establecida en 1952 dispone la autonomía de los puertorriqueños, el Congreso no cedió su autoridad y lo demostró con la Ley PROMESA. EE.UU. utilizó el ELA, ó “Commonwealth” para tapar la colonia ante el mundo. La historia es nuestro mejor aliado para entender esta situación y para poder encaminar un plan para resolver el estatus colonial de PR. Creo que todos los populares deben de unirse y exponer su visión de futuro ahora que el tema de estatus está candente en el gallinero del Congreso. Por último, el PPD tiene que salirse del inmovilismo y liderar un movimiento ideológicamente cohesivo con alternativas no territoriales para poder descolonizar la Isla de una vez y por todas.

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario