La presidencia se trata de principalmente de carácter

El carácter es esencial pero invisible a nuestros ojos.

Desde que Estados Unidos se convirtió en una nación independiente, hemos tenido como presidente a agricultores, abogados, generales, estrellas de cine, ingenieros y políticos de carrera. 

Lo que nunca habíamos tenido era un presidente que careciera de una brújula moral y no supiera distinguir entre el bien y el mal o que carece de empatía, compasión y honestidad. Además que tener como unico norte sus intereses personales, ser un megalomaniaco incontrolable, y un narsisimo que raya en la inmoralidad. 

- PUBLICIDAD

Mientras analizamos el ataque al Capitolio de los Estados Unidos con el expreso aliento y promoción del presidente Trump, notamos cuán torcida esta la brújula moral de este hombre y sus partidarios para intentar un acto tan despreciable que atenta contra una democracia de 245 años. 

En el libro “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry, hay una breve explicación sobre la importancia del amor y la amistad. Simultáneamente, en ese diálogo el zorro pide que el principito lo domestique; el principito explica lo que implica la amistad y, en una parte más sustancial, hacerle falta a alguien, y necesitar a una persona. El zorro se queda confundido y principito le dice: “Lo que es esencial es invisible a nuestros ojos”, describiendo los verdaderos sentimientos de una hermosa amistad. El poder, las palabras y la influencia de un presidente, en gran medida, tal vez son invisibles a nuestros ojos; sin embargo, los efectos la influencia y las palabras, ya sea correcto o incorrecto, pueden hacer que una nación tan poderosa como los Estados Unidos de América se ponga de rodillas.

No hay palabras para describir el sentimiento de desesperación, disgusto, tristeza e incredulidad de haber escuchado el mensaje del presidente Trump en su llamado “Rally Salvando América”.

El presidente le dijo a sus partidarios que “detuvieran el robo” de las elecciones, mientras los instaba a ir al Capitolio para manifestarse contra el Congreso, que intentaba certificar la victoria del presidente electo, Joe Biden.

Entre los cánticos de la multitud se escuchaba “luchamos por Trump, luchamos por Trump».

En comparación, no existe una medida única o especifica para la presidencia. Observamos a otros presidentes y notamos la integridad del presidente Washington, la lucha del presidente Lincoln por la igualdad, el encanto y el ingenio del presidente Kennedy, o la capacidad del presidente Reagan para unir a Estados Unidos más recientemente, la poderosa conexión que se siente al escuchar las palabras del presidente Obama.

Si fuese a consolidar todo el poder presidencial en una sola frase, en ese caso, tiene que ser la del poder del lenguaje y las palabras. No hay mejor ejemplo que el discurso inaugural de JFK y su famosa frase: “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregunta qué puedes hacer tú por tu país”. Estas palabras trascienden el tiempo y son tan relevantes hoy como lo fueron en 1961.

El presidente Kennedy rara vez hablaba de sí mismo o usaba la primera persona singularmente nunca se usaba en nada de lo que decía, en marcado contraste con el presidente Trump.

Si bien tenemos la oportunidad de observar cada presidencia, una cosa que es bastante particular en todas las presidencias es que todo el poder, los símbolos, el mantra y las acciones se sintetizan en una sola reacción, la capacidad de transmitir un mensaje. Esa capacidad de transmitir un mensaje ya hemos visto esta pasada semana que funciona de igual modo para hacer el bien o hacer el mal, en este caso los daños que se le hicieron a las instituciones que son la presidencia, el Congreso, y la democracia de los Estados Unidos, no hemos comenzado a comprenderlos. 

Cuando en la vida hubiésemos imaginado que todos los medios de redes sociales del mundo, entre ellos Twitter, Instagram, Facebook, Whatsapp, entre otros, tomaran la acción de eliminar la cuenta de un presidente de los Estados Unidos de América, porque sus palabras pueden incitar a la violencia o una insurrección, esta es una situación sin precedentes, pero al final es una situación que se crea por no tener carácter. 

Mientras revisamos el juramento del cargo del presidente de los Estados Unidos, que dice: “Juro solemnemente que ejecutaré fielmente el cargo de presidente de los Estados Unidos y que, lo mejor que pueda, preservaré, protegeré y defenderé el Constitución de los Estados Unidos”. El presidente Trump con sus acciones violó su juramento en el cargo, violó nuestra Constitución y no es apto para ocupar el cargo de presidente.

La presidencia se trata de carácter, honestidad, respeto, confianza, pasión, claridad y cariño. Cualidades que podemos concluir que son esenciales pero invisibles a nuestros ojos.

- PUBLICIDAD -
Artículo anteriorAutoridad del Puerto de Ponce obtiene la primera ruta marítima federal certificada para Puerto Rico
El Sr. Rodríguez Castro es el presidente y director ejecutivo de Birling Capital desde su creación y administra todos los aspectos de su práctica. El Sr. Rodríguez Castro, con más de 25 años de experiencia, ha sido un ejecutivo clave en empresas gubernamentales, globales, multinacionales y públicas, así como un asesor corporativo clave para múltiples entidades en una diversa gama de segmentos de mercado. Ha participado en la estructuración de más de $ 10 mil millones en transacciones de Finanzas Municipales, Corporativas, Comerciales, Basadas en Activos, AFICA y Fusiones y Adquisiciones. El Sr. Rodríguez Castro ha sido director de UBS, presidente y CEO del Banco de Desarrollo Económico y ocupó cargos de alto nivel crediticio en el sector de banca corporativa. También es un líder clave en promover la participación del sector privado en la formulación de la política pública del país apoyando a los gobiernos en sus esfuerzos por lograr y mantener un desarrollo económico sostenido para Puerto Rico. Además de sus funciones administrativas, fue el fundador de la Coalición del Sector Privado, una asociación sin fines de lucro. Como miembro de la junta de la Cámara de Comercio de Puerto Rico a partir de 2006, organizó, fundó y preside la Conferencia de Puerto Rico una conferencia de inversión macroeconómica.
Escribir un comentario