La educación es crucial para la democracia

Columna de opinión del Dr. Eugenio Matías Pérez.

El pasado domingo culminó el proceso de primarias donde los partidos de mayoría escogieron a los hombres y mujeres que los representarán de cara a las elecciones generales. Este proceso fue atípico, obstaculizado -como nunca antes visto- y pasó a la historia como el año terrible de las primarias. Sin embargo, luego de culminar el proceso que tardó tres semanas -desde el voto adelantado hasta el resultado- hubo otros elementos que deben reseñarse y que nos deben importar como sociedad.

En siglo XIX Eugenio María De Hostos afirmó: “Estableceremos, primero, nuestros vicios; después de destruidos estos, estableceremos nuestras virtudes y sobre ellas fundaremos nuestro derecho a reclamar la libertad. […] La obra será obra de la educación del pueblo para que se sepa hacer buen uso de la libertad y para eso se necesita tiempo. Yo dije treinta años pero sin intención de establecer un dogma ni mucho menos.” Hostos se refería a que había que educar al pueblo. Como dijo José Luis González: “ …para hacerlo capaz de determinar responsablemente su destino.” Hostos estimó unos 30 años, sin embargo, sobre 120 años más tarde, vemos ciudadanos desinformados a la hora de emitir su juicio en la urna.

- PUBLICIDAD

A pesar de los avances tecnológicos en nuestro siglo, todavía existen ciudadanos que votan sin evaluar los candidatos o aspirantes. Este fenómeno lo pudimos apreciar en los colegios de votación, donde decenas de personas -a nivel Isla- preguntaban por quién debían votar. Esto es inaceptable, afecta a Puerto Rico y debilita nuestra democracia. Resultado de una educación pobre y de un gobierno que por décadas no se ha preocupado por informar al elector sobre los hombres y mujeres que aspiran a gobernar.

A nivel institucional. En el Departamento de Educación, el tema sobre los procesos electorales carece de importancia. Existe un curso y es electivo, ni siquiera es requisito. Los temas sobre el gobierno de los Estados Unidos, su procesos políticos y sus relaciones con los territorios es casi inexistente. Un curso que es requisito en los Estados Unidos, en Puerto Rico no existe. Para lograr mayor conciencia en las generaciones que se levantan, es apremiante trabajar estos cursos en los currículos del Departamento de Educación como requisito. Debemos despertar el interés por los procesos democráticos desde nuestras aulas.

A pesar de la existencia de las redes sociales, una gran porción del electorado no sigue estas plataformas para fines electorales o simplemente no tienen. Para ello, la Comisión Estatal de Elecciones puede hacer mejor trabajo en informar al elector. Puede hacer un esfuerzo en presentarle al pueblo la oferta e incluso, puede trabajar este asunto junto al canal del gobierno. Existen opciones, lo que falta es voluntad. La democracia no se puede dejar completamente en las manos de los inversionistas políticos. Debe existir un balance. 

La democracia no es presentarse al colegio y a ciegas marcar una X en un candidato o partido. La democracia es tomar una decisión en la urna que beneficie a la Patria. 

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario