Fin de la gobernación Rosselló/Vázquez, ¿Éxito o fracaso?

Uno de los beneficios de utilizar métricas financieras y económicas para medir el desempeño es que podemos llegar a conclusiones imparciales de los resultados.

El gobernador electo Pedro Pierluisi prestará juramento el 2 de enero de 2021, como parte de la transición democrática de poder.

- PUBLICIDAD

Es importante evaluar cómo se ha desempeñado la economía de Puerto Rico luego de cuarenta y ocho meses bajo el mandanto de los gobernadores Rosselló y Vázquez. 

Debemos señalar que medir una gobernación exitosa requiere mucho más que estas métricas. Sin embargo, nos permiten medir la dirección general de nuestro bienestar económico al tiempo que apuntan al nuevo Gobierno en la dirección correcta.

Al concluir el mandato el cargo de los gobernadores Rosselló / Vázquez, observamos lo siguiente:

Nadie puede disputar que ambos gobernadores heredaron un Puerto Rico que fue declarado en quiebra, con una Junta de Supervisión y Gestión Financiera que atender, una economía en contracción y sin acceso a los mercados de capitales. 

Para agregar más presión, Puerto Rico sufrió el impacto del huracán María que puso a la isla de rodillas, el Telegram Chat en julio de 2019 que obligó a la renuncia del gobernador Rosselló, los destructivos terremotos que continúan impactando el suroeste de Puerto Rico. Por si estos eventos no fueran suficientes, desde el 11 de marzo de 2020, el COVID-19 fue declarado pandemia, y el virus ha forzado cierres, medidas de distanciamiento social en todo el mundo en un intento por aplanar la curva de infecciones. Los resultados han sido bastante destructivos, con varios eventos sin precedentes ocurridos durante todo el  2020.

Puerto Rico ha registrado 72,443 casos de COVID-19 con 1,432 muertes, un impacto significativo incluso cuando el Gobierno ha establecido un toque de queda desde el 15 de marzo de 2020.

Sin embargo, en términos de destrucción económica, la mayoría de los dueños de negocios discuten algunas de las métricas críticas cuando un estudio reciente de Estudios Tecnicos, Inc. midió la economía:

  • Un 54,7% apunta a que la situación económica es su mayor preocupación.
  • Un 36% afirma que la pandemia ha empeorado mucho los negocios.
  • El 43.3 de todos los negocios han cerrado en promedio, 100 días.
  • El 84.7% siente que Puerto Rico está en recesión.
  • Un 71.3% no ha tenido COVID-19.

Hemos desarrollado una forma de medición financiera y económica para ayudar impulsar el éxito y saber cómo reconocerlo.

Vemos un deterioro severo en:

  • Erosión en la imagen, confianza y credibilidad de la figura del gobernador de Puerto Rico, jefes de agencias y las vasta mayoría de las instituciones de Puerto Rico.
  • 68 de 78 pueblos en Puerto Rico tienen entre 40% y 64% de sus residentes tienen ingresos por debajo del nivel de pobreza.
  • Cerca de 70 ciudades enfrentaran la bancarrota.
  • Tenemos un nivel actual de desmpleo en Puerto Rico de 88,165, aumentado de 85,789 el mes pasado pero por debajo de 90,149 hace un año. Este es un cambio del 2.77% respecto al mes anterior.
  • La perspectiva de la Tasa de Desempleo de Puerto Rico es de 8.50%, comparado con el 9.00% del año pasado. Esto es más bajo que el promedio a largo plazo del 13.89%.
  • Además, nuestra tasa de participación laboral se redujo a 39.8% y continúa cayendo.
  • La pandemia erosionó notablemente el ingreso familiar promedio.
  • Se proyecta que la tasa de crecimiento del PIB para 2020 se contraiga en -6,00%.
  • El impacto del toque de queda ha destruido miles de empresas, y entre 15,000 y 25,000 quebrarán, cerrarán o se reducirán drásticamente, eliminando más de 80,000 plazas de trabajo.
  • Todas las mejoras en el desempleo y el crecimiento del empleo que se habían producido hasta febrero de 2020 se han desaparecido en su mayoría. El ingreso familiar medio, que había mejorado en un 6,65%, ahora está cayendo rápidamente. La tasa de crecimiento del PNB del 1,7% alcanzada para 2019 se ha convertido en una contracción del -6,00%.
  • Nuestro sector turístico, que sufrió considerablemente durante las secuelas de María y luego se enfrentó a los terremotos, nuevamente está enfrentando activamente el impacto del COVID-19.

En el día de la toma de posesión del gobernador Pierluisi, el 2 de enero de 2021; él heredara los siguientes puntos de referencia de Puerto Rico, los cuales comparamos con los que heredó el gobierno Rosselló/Vázquez:

El motor económico de Puerto Rico y cualquier otro avance deben ser reenfocados, ya que la pandemia descarriló la mayoría de las iniciativas detalladas en el Plan Fiscal actual. A pesar de lo perturbador que fue este evento, la gobernadora actual se tomó el tiempo para una batalla política mientras desarrollaba una actitud polarizante que ha marcado un tono negativo con la mayoría de los ciudadanos y así lo demostraron las urnas.

En nuestra opinión, los avances más esenciales fueron los siguientes:

  • Colocar a Puerto Rico en la agenda de Washington: durante décadas, Puerto Rico estuvo ausente de la agenda de Washington, y María cambió esto.
  • Buscar la paridad de Medicare y Medicaid: los puertorriqueños pagan el 100% de los costos de seguro de Medicare y Medicaid, ahora recibimos menos del 40% de los beneficios que nos corresponden. Que en cualquier libro es una práctica discriminatoria; el gobernador ha llevado ese mensaje al punto de que la paridad puede estar en el horizonte.
  • La entrada de fondos de reconstrucción es significativa: Según sus datos, a la Isla se le han asignado $ 83 mil millones relacionados con huracanes, $ 600 millones asociados con terremotos y $ 14 mil millones asociados con Covid-19 para un total de $ 97,6 mil millones, esto suficiente para reconstruir toda la infraestructura crítica en Puerto Rico.

En el lado negativo, la mayoría de los expertos coinciden en que la mayoría de los desafíos de los gobernadores han sido después del huracán, los terremotos y la pandemia, a continuación algunas observaciones:

  • No trabajar con la Legislatura, la Junta de Supervisión y Administración Fiscal en equipo: la mejor manera de curar la crisis financiera que ha afectado a Puerto Rico es llegar a acuerdos con la Junta de Supervisión y Gerencia Fiscal, la Legislatura y el Congreso de los Estados Unidos. Hacerlo permitirá que Puerto Rico cumpla los cinco años de presupuestos balanceados ncesesarios y lograr el retorno a los mercados de capitales. Esto implicará importantes recortes presupuestarios y cambios en la forma en que Puerto Rico conduce sus operaciones, principalmente las de índole político.
  • Carga de la deuda de Puerto Rico: los problemas aún en su mayoría sin resolver relacionados con la deuda del gobierno afectarán los avances del gobierno en otras áreas.
  • La corrupción en todos los niveles del gobierno: los arrestos de alcaldes, representantes, jefes de agencia, ayudantes y contratistas, son la mas amplia señal del nivel de corrupción que aqueja al país y al gobierno de Puerto Rico. 
  • Riesgo sistémico en los sistemas de salud privada y pública de Puerto Rico: los desafíos que enfrentan los hospitales de Puerto Rico e incluso los de EE. UU. Es el hecho de que se ven obligados a reducir los costos a expensas de crear impactos potencialmente devastadores en las comunidades atendidas. Este escenario de esta indudable elección de Hobsons se ha desarrollado a través de profundas políticas públicas y movimientos del mercado que transfieren el riesgo financiero a los sistemas de salud locales. Con poco o ningún financiamiento disponible en Puerto Rico, tenemos similitudes considerables con la crisis de riesgo sistémico de 2008. Los hospitales han perdido hasta ahora $634 millones.
  • Cambios demográficos y pérdida de población: aunque los datos recientes sugieren, la migración será aún más severa de lo proyectado. Existe un consenso de que para el 2025 nuestra población estará cerca de los 2,8 millones. Esta disminución de la población ejercerá una presión adicional sobre los escasos recursos gubernamentales.
  • Crisis en la gestión de la mayoría de las agencias gubernamentales: la administración actual se ha convertido en una puerta giratoria para muchos jefes de agencias. Hemos visto varios jefes en Salud, Trabajo, Policía, AEE, Justicia, Manejo de Emergencias, Estado, ASES, y muchos otros.
  • Pobres selecciones en la designación de puestos clave, una erosión en la calidad y capacidad de los nombramientos a puestos publicos, dos ejemplos recientes son los dos nominados a contralor.

La evaluación comparativa es una función necesaria del gobierno. Puede mejorar la supervisión y la rendición de cuentas de los programas, mejorar la eficacia y la eficiencia de los servicios y evaluar qué funciona y qué no, al tiempo que proporciona la información crítica necesaria para tomar decisiones políticas difíciles.

Elegimos durante décadas ignorar las señales de toda la destrucción que causaba la imprudencia fiscal y gerencial qua la clase política provocava, siempre esperando que de alguna manera se solucionaran los problemas, sin enfrentarlos.

Una medida precisa de la fuerza de la gente es cómo se levantan para aceptar sus circunstancias y cambiar sus costumbres. Puerto Rico tiene la opción de evaluar su Gobierno y cómo se está desempeñando su Gobierno.

El progreso económico que buscamos y aspiramos a lograr es aquel que contiene los siguientes elementos:

  • Altos niveles de empleo estable y bien remunerado con capacidad para crear miles de puestos de trabajo en el sector privado.
  • Cambiar a un modelo económico que promueva el desarrollo económico, el emprendimiento y el autoempleo.
  • Insertar a Puerto Rico en la economía globalizada de manera efectiva y permanente, eliminando todas las barreras que impiden su realización.
  • Convertir el sector empresarial local a todos los niveles en uno altamente competitivo, innovador y orientado a la exportación.
  • Obtener un bienestar social comparable al de los países más avanzados.
  • Alta calidad de vida y protección del medio ambiente.
  • Fomentar, nutrir y preservar el clima de inversión de Puerto Rico.

Por ello la solución es crear unas metas que vayan por encima de cualquier gobierno, o partido. Esas metas serán las metas de todo puertorriqueño, las protegerán e impulsarán para que perduren con el tiempo. 

Esa metas son las Metas Puerto Rico Primero:

  • Transformar Puerto Rico con un desarrollo económico robusto y sostenido el crecimiento del 4% durante los próximos diez años.
  • Transformar nuestra estructura industrial en una que tenga empleo en actividades relacionadas con la economía basada en el conocimiento con no menos del 25% del PNB en diez años.
  • Crear 300,000 nuevos puestos de trabajo en el sector privado en los próximos diez años.
  • Incrementar la tasa de participación laboral al 55% en los próximos diez años.
  • Reducir la tasa de desempleo al 5% en los próximos diez años.
  • Cerrar lo que se ha llamado la «brecha de desarrollo
  • Reducir el aparato de gobierno transfiriendo al sector privado cualquier corporación, operación o servicio que el sector privado pueda realizar de manera más eficiente.
  • Aumentar el ingreso familiar promedio en un 30%, desde los actuales $ 20,873.80.
  • Transformar el sistema educativo desde el nivel primario hasta el universitario en uno enfocado al emprendimiento, oficios y transformación.
  • Medir a Puerto Rico contra su grupo de pares utilizando todos los puntos de referencia globales disponibles.

En conclusión, también notamos que el gobernador electo Pedro Pierluisi, a quien conozco personalmente, es un ser humano capaz y decente con una trayectoria profesional ejemplar tanto en el sector público como en el privado. En su mayoría, ha nombrado secretarios y jefes de agencias excepcionalmente calificados.

Al igual que con todos los gobiernos entrantes, nuestra fe está puesta en su capacidad para llevar a Puerto Rico en la dirección correcta mientras desarrollan un conjunto de métricas clave que permitirían a cualquier ciudadano comprender un gobierno exitoso y cómo reconocerlo.

- PUBLICIDAD -
Artículo anteriorAAA informa de interrupción de servicio en sectores de Toa Alta y Corozal
El Sr. Rodríguez Castro es el presidente y director ejecutivo de Birling Capital desde su creación y administra todos los aspectos de su práctica. El Sr. Rodríguez Castro, con más de 25 años de experiencia, ha sido un ejecutivo clave en empresas gubernamentales, globales, multinacionales y públicas, así como un asesor corporativo clave para múltiples entidades en una diversa gama de segmentos de mercado. Ha participado en la estructuración de más de $ 10 mil millones en transacciones de Finanzas Municipales, Corporativas, Comerciales, Basadas en Activos, AFICA y Fusiones y Adquisiciones. El Sr. Rodríguez Castro ha sido director de UBS, presidente y CEO del Banco de Desarrollo Económico y ocupó cargos de alto nivel crediticio en el sector de banca corporativa. También es un líder clave en promover la participación del sector privado en la formulación de la política pública del país apoyando a los gobiernos en sus esfuerzos por lograr y mantener un desarrollo económico sostenido para Puerto Rico. Además de sus funciones administrativas, fue el fundador de la Coalición del Sector Privado, una asociación sin fines de lucro. Como miembro de la junta de la Cámara de Comercio de Puerto Rico a partir de 2006, organizó, fundó y preside la Conferencia de Puerto Rico una conferencia de inversión macroeconómica.
Escribir un comentario