Discípulos de Cristo termina pausa presencial, inician pentecostales M.I.

Iglesia de Dios Pentecostal MI 65 Infantería Río Piedras.

Iglesias del Concilio de Iglesias Pentecostales Movimiento Internacional (M.I.) comenzaron hoy una pausa en sus servicios religiosos presenciales como medida preventiva voluntaria, en medio del repunte del COVID-19 en Puerto Rico, mientras que la Iglesia Discípulos de Cristo terminó su propio receso, tras dos semanas similares.

Así lo confirmó hoy el Secretario General de la Fraternidad de Concilios Pentecostales de Puerto Rico (FRAPE) Pastor Moisés Román en una entrevista con la Revista de Medicina y Salud Pública en la que aseguró que la medida no ha sido impuesta y ni siquiera sugerida por el gobierno.

- PUBLICIDAD

Román que es también coordinador de los capellanes evangélicos de la Policía dijo que no conoce si ha habido contagios en las iglesias que han tomado estas medidas, pero supone que sí.

«La mayoría de las iglesias pentecostales de Puerto Rico siguen abiertas, pero hay un grupo que estará en receso con actividades virtuales», dijo Román admitiendo que el cierre plantea riesgos para muchas congregaciones al reconocer que hay organizaciones que no están preparadas para cultos virtuales

Román reveló que ayer domingo las iglesias evangélicas de la numerosa e influyente comunidad de Discípulos de Cristo regresaron a la modalidad presencial y recordó que templos pentecostales del grupo Movimiento Internacional empezarán una pausa de dos semanas.

«Aquí no hay nada coordinado con el gobierno y está claro que existe separación de iglesia y estado», dijo Román al admitir que algunas comunidades religiosas protestantes han desaparecido tras dos años de azote de la pandemia.

«Es riesgoso cerrar temporalmente porque la Isla es pequeña y está saturada de iglesias, por lo que hay feligreses que sencillamente pueden cambiar de templo», dijo Román.

Por su parte, líderes de la Iglesia Católica confirmaron que en el rito apostólico romano de la Isla, no se han cancelado misas, ni se han cerrado templos, en la última semana aunque hay capillas de comunidades rurales que han permanecido cerradas por dos años.

«Se han comenzado a abrir capillas de la Diócesis de Mayagüez, pero sé que hay capillas cerradas por meses en la Diócesis de San Juan que aún no han abierto, dijo el sacerdote franciscano Gerardo Vargas, entrevistado por El Foro de Puerto Rico.

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario