Consulta Especial en Mayo

El Dr. David Vázquez González expone su punto de vista en torno al estatus territorial y agenda estadista de Puerto Rico.

Durante los pasados 50 años, Puerto Rico (PR) ha celebrado seis plebiscitos sin el aval del gobierno de Estados Unidos y podemos observar que los resultados no han impactado el estatus político de PR. Con la Ley 167 del 30 de diciembre de 2020, en mayo habrá una consulta para elegir seis “delegados especiales” al Congreso para promover la estadidad. Aún el gobierno no se sabe de dónde van a sacar los fondos para pagarles a estos cabilderos de la estadidad.

Es muy obvio que lo que el gobierno busca es emular el plan de Tennessee (TN) escogiendo una “delegación congresional” que representará a la isla en el Congreso. TN exigió la unión permanente luego de la guerra revolucionaria que terminó en el 1783. En TN el 73% de los residentes votaron por la estadidad que fue la gran mayoría de la población y aún así le tomo más de una década para persuadir al Congreso y alcanzar la estadidad. Luego del éxito de Tennessee otros seis estados lo intentaron, pero no fue fácil. Por ejemplo, Nuevo México lo intento y tuvo que esperar seis décadas por el proceso territorial del Congreso.  

- PUBLICIDAD

Estos cabilderos políticos de la estadidad no tienen la oportunidad de persuadir al Congreso en este momento histórico.  En este momento solo hay disposición de parte de los demócratas para avanzar la estadidad para Washington DC como el estado 51 y no creo que tengan éxito. El Congreso no está dispuesto a escuchar a PR después de un nefasto cuatrienio y las expresiones de los senadores republicanos y del Presidente en contra de la estadidad. También, senadores demócratas dijeron que PR está dividido y si no existe un fuerte consenso en PR, ellos no van a avanzar la estadidad en el Congreso. Está consulta en mayo solo demuestra que existe un país divido porque para participar en las papeletas, las personas interesadas, tienen que defender la estadidad como requisito.  Los más insólito es que también en diciembre se aprobó la Ley 165, que le otorga al gobernador la autoridad de decidir la fecha y las alternativas de estatus para un futuro plebiscito. El gobierno está enviando un mensaje absoluto y claro al Congreso de que el país está dividido. Es evidente que esta consulta solo responde a un partido político y es anti-democrático.  

El Congreso nunca ha tenido ningún interés en convertir a PR en un estado y estos “delegados especiales” serán cabilderos fantasmas en DC porque nunca podrán emular las estrategias del plan de Tennessee para persuadir al Congreso en este momento histórico. Los EU no está preparado para escuchar a una nación dividida. PR tiene que demostrar que está estable fiscalmente y que está unido como pueblo para crear una asamblea constitucional que represente todas las alternativas de estatus en la isla para que la consulta sea vinculante. Les exhorto a todos los políticos de PR que trabajen por pueblo y que no olviden que en la unión esta la fuerza para terminar con la colonia.   

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario