Colonia, ¿sí o no?

El Partido Popular Democrático (PPD) con su lema de Pan, Tierra y Libertad resonó con la mayoría de los boricuas desde sus inicios en los años 30s porque luchaba por la justicia social. Es importante mencionar que a través del Estado Libre Asociado (ELA), los puertorriqueños pudieron implementar un plan de desarrollo económico para la isla que ayudó a disminuir la pobreza que sufrían muchos boricuas.  

La creación de la Constitución de Puerto Rico fue un paso novel que pudo traer un gobierno local autónomo que permitía avanzar una agenda de justicia social para todo el pueblo de Puerto Rico. Los Estados Unidos en ese junte histórico querían demostrarle al mundo que su democracia funcionaba y era digna a seguir.  El Congreso intentó dar varias percepciones al pueblo elector, la primera que Puerto Rico obtenía un grado de autonomía e independencia “nación soberana” y la segunda que Puerto Rico era como cualquier otro estado de la república estadounidense con todos los atributos. Consecuentemente, los casos insulares implementaron doctrinas antidemocráticas sobre la isla y justificaron el trato desigual por ser un territorio no incorporado, aunque tuviera una Constitución. El Congreso creó falsas expectativas desde el principio que hoy día los boricuas y el resto mundo no entienden.  Tristemente, es ahora obvio, que el convenio que Estados Unidos y Puerto Rico formaron en los años 50 nunca cambio el estatus constitucional de la isla.  

- PUBLICIDAD

La exgobernadora Sila María Calderón fue la primera mujer electa gobernadora, segunda mujer electa alcaldesa de San Juan, primera mujer secretario de Estado y la primera mujer secretaria de la gobernación. Sila María rompió todos los “techos de vidrios” que son los obstáculos invisibles que toda mujer puertorriqueña enfrenta ante una sociedad machista. La exgobernadora fue y sigue siendo una luz de esperanza para todas las mujeres de Puerto Rico.  

La exgobernadora tiene todo el derecho de no aceptar el término “colonia” porque ella aún cree que el ELA puede ser mejorado. La pasada primera ejecutiva entiende que se tiene que luchar por adquirir mayores poderes económicos y jurídicos para que el ELA pueda evolucionar. También, la exgobernadora apoya una consulta de estatus avalada por el Congreso que le permita al pueblo de Puerto Rico escoger entre las diferentes alternativas de estatus.  

Ahora vamos a ver las realidades más recientes que definen claramente el estatus de la isla. En Puerto Rico v. Sánchez Valle, quedó muy claro que la Corte Suprema reconoce que la Constitución de Puerto Rico creó una nueva entidad política, pero a la misma vez confirma que está sujeto a los poderes plenarios del Congreso. Luego de esta opinión, el Congreso y el presidente firmaron la ley PROMESA que claramente y sin ninguna duda demuestra todo el poder que tiene el Congreso sobre el territorio “propiedad” de Estados Unidos. A pesar de que somos es el único territorio con una Constitución, el Congreso ejerce sobre Puerto Rico los mismos poderes plenarios que ejerce sobre sus otras propiedades. El futuro del PPD depende de la postura que tomen como colectividad sobre el estatus de la isla. ¿Colonia, Sí o No?

- PUBLICIDAD -
Escribir un comentario